X
¿DESEAS RECIBIR ESTA Y OTRA INFORMACIÓN VÍA CORREO ELECTRÓNICO?

background img
Undo




El gobierno de AMLO es más corrupto 

Rafael Cano / 2021-10-19

Uno de los grandes temas con los cuales se posicionó el presidente Andrés Manuel López Obrador, fue el del combate a la corrupción; decía que ese problema le costaba a México 500 mil millones de pesos anualmente y que al combatirlo y reducirlo al mínimo se podría usar ese dinero para fondear muchas acciones sociales. 

Luego de tres años y de un constante discurso en contra de los corruptos, los resultados no solamente están muy lejos de mostrar que la corrupción se acabó, también existen demasiados ejemplos que el actual gobierno está contaminado por ese cáncer y no solamente no lo combatió, por el contrario, aumentó. 

Según la asociación “World Justice Project”, que se encarga de medir índices de corrupción en los países del mundo, México ha ido en retroceso en materia de combate a la corrupción. 

Si ya de por sí eran escandalosos los niveles de corrupción en el gobierno de Enrique Peña Nieto y en buena medida dieron elementos a López Obrador para enarbolar la bandera de la “honestidad valiente”; ahora nos encontramos en una situación peor. 

En lo que va de los tres años de López Obrador, la corrupción no ha disminuido y sí aumentó: el 2019 nos ubicamos en el lugar 117; el 2020 pasamos al lugar 121 y para este 2021 nos encontramos en la posición 135, es decir retrocedimos 18 lugares en tres años. Se califican 139 países, eso nos deja como un país menos corrupto que Uganda (136), Camerún /(137), Camboya (138) y la República del Congo (139); nada digno de presumir. 

En América somos la nación más corrupta, por encima de países como Venezuela, Brasil, Chile, Perú o Bolivia. 

La receta de López Obrador para acabar con la corrupción era “barrer las escaleras de arriba para abajo”; eso significa que en los altos puestos de gobierno estarían personas honestas; no sucedió así y ejemplos abundan, no solamente de deshonestidad, también de incompetencia, que también es corrupción. 

Ahí están los casos de Manuel Bartlett en CFE; los escándalos de Zoe Robledo en el IMSS; los malos manejos de Rocío Nahle en la Sener; la opacidad que rodea las asignaciones presupuestales al Ejército México en obras como el Aeropuerto “Felipe Ángeles” o la construcción de las casetas para el Banco del Bienestar; el nombramiento de Irma Eréndira Sandoval en la Secretaría de la Función Pública, que sirvió solamente para cobijar corruptos y no para combatirlos. 

Pero la corrupción que López Obrador no quiere ver y de la cual no quiere saber, va más allá; se ubica también en decisiones de gran repercusión como en la liberación de Ovidio Guzmán hace dos años; en las asignaciones directas de obras y contratos sin licitación pública a empresas que no tienen experiencia o que no existían antes del 2018. 

La corrupción también aparece en el caso del Fiscal Alejandro Gertz Manero, quien plagió textos para acreditar un examen como investigador del Conacyt y al no poder consumar el engaño arremetió contra los científicos mexicanos que lo desnudaron utilizando las instituciones de procuración de justicia como instrumento de venganza y con el aval presidencial. 

Hay corrupción también las mentiras que se expresan matinalmente en las conferencias del Presidente López Obrador; ya suman casí 70 mil falsedades las que ahí se han dicho con el único interés de engañar a la población. 

Hay corrupción cuando con mentiras se cancela una obra como el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México; cuando se compran pipas para abastecer gasolina, pero no se ven por ningún lado; hay corrupción en la carencia de estudios de impacto ambiental para construir el Tren Maya; hay corrupción en “Dos Bocas” cuando a los trabajadores se les exigen cuotas para pagarles su salario. 

Hay corrupción en el manejo de la pandemia y en la incapacidad mostrada por los encargados de atender el tema quienes en lugar de dictar medidas científicas para paliar los efectos, redujeron el tema  a un asunto político; hay corrupción cuando se deja morir a niños con cáncer por no abastecer los medicamentos que requieren para sus tratamientos. 

Un gobierno está corrompido cuando mutó sus prioridades y así, en lugar de atender a madres y padres de familia que protestan, mejor atiende a la madre de un narcotraficante; hay corrupción cuando se ataca de manera contumaz a las instituciones pero se elogia a los grupos criminales que “se portaron bien” en las épocas electorales. 

Si resulta cierta esa afirmación dicha en campaña de que la corrupción nos costaba 500 mil millones de pesos hace apenas tres años; ¿cuál será el costo ahora? ¿De qué tamaño será el boquete que anualmente los hijos de la 4T le hacen al presupuesto? 

Las escaleras no solamente quedaron sucias arriba, ahora también toda la casa se ensució. 

 

Entre la candidez y la perversidad. 

Dicen quienes conocen al gobernador Alfonso Durazo,  que su comportamiento va a acorde a la formación  que recibió en  aquella vieja escuela de la política priísta con expresiones como “El que se mueve no sale en la foto”, “la forma es fondo” y “no me traigan problemas, traigan soluciones”. 

Algo de eso se ha dejado ver en este primer mes de su gobierno. 

Muchos de los que se autopromovieron para un cargo importante, terminaron en posiciones de menor nivel dentro del gabinete o en la estructura burocrática; les dieron chamba pero no poder. Quienes creían merecer una secretaría quedaron en un segundo o tercer plano porque se autopromovieron mucho; quienes aspiraban a cargos de dirección o como titulares de una dependencia se quedaron nomás mirando. 

En el caso de la forma y el fondo, también hay muchos ejemplos, ahí está el caso del Secretario de Educación y Cultura, Aarón Aurelio Grageda Bustamente, quien en un acto de perversidad extrema o de cándida ingenuidad –usted júzguelo—fue a la casa del rector de la UES, Pedro Ortega Romero a solicitarle la renuncia al cargo, cuando Ortega Romera pensando la visita tenía otro mensaje y hasta una comida le organizó para recibirlo en su casa. 

Aarón Grageda pretendía que Pedro Ortega le entregara la renuncia para así tener el camino libre y poder nombrar como rector de la UES a un viejo amigo suyo: Armando Moreno. La falta de oficio del Secretario y la forma como llevó el tema no solamente lo hizo el hazmerreir por varios días, también es la causa de que Moreno Soto se quede eventualmente sin el cargo. 

Que me dicen de Dolores del Río Sánchez, la habilidosa política que ahora despacha como titular de la Secretaría de Seguridad Pública. Ella extendió el nombramiento de Director de Inteligencia de esa secretaría a favor de José Ávila Ortiz, pero resulta que este personaje fue dado de baja de la corporación municipal de policía en Nogales y tiene varios expedientes abiertos. También fue parado en seco el nombramiento al no pasar la prueba del ácido. 

El Telemax, su nueva directora la señorita Paulina Ocaña tuvo la ocurrencia de “adelgazar” la nómina del canal y se aventó la bronca de despedir a trabajadores con 20 y hasta 30 años de antigüedad pero sin dinero para liquidarlos, les quiere pagar una bicoca y en abonos chiquitos.. 

A todos los problemas que tiene esa televisora ahora deberá sumar los litigios que en cascada se le van a venir encima y que en caso de perder se van a convertir en otra pesada carga financiera para la televisora del estado. Todo por una pésima forma de ejecutar una instrucción, porque es claro que la idea no salió de ella. 

Súmele a esto que en la dirección de alcoholes está designada como titular la dama Cristina Caballero, una mujer ligada al gobierno de Guillermo Padrés y con antecedentes de haber cometido fraude en el Instituto de Crédito Educativo; mientras el gobernador niega que en su gobierno hay vestigios “padrecistas” y menos con antecedentes de corrupción, sus “amigos” se encargan de mostrar lo contrario. 

Y así, mientras que el Gobernador salta de un anuncio a otro y trata de darle rumbo su gobierno, la casa está ardiendo y quienes deben poner el orden solo contribuyen a un mayor caos. 

El Secretario de Gobierno no atina a darle cauce a los temas políticos que le atañen, el titular de Sidur salió muy maleta para exponer –aunque dicen que es muy bueno para lo malo--; el Secretario de Finanzas anda peleando posiciones; en la SEC no le encuentran la cuadratura al círculo; “los expertos” en comunicación siguen sin operar por resabios y prejuicios; pero dicen que el cuerpo hace lo que quiere mientras la cabeza lo permite; veremos hasta cuando se pone orden. 

Y Mientras Durazo Montaño le quita golpes a López Obrador, ¿Quién se los quita a él? 

 

Tips cortitos pa´no enfadar: 

1.- Alfonso Durazo dijo que el gobierno no será quien dictamine lo que necesitan los Yaquis, que será la propia etnia la que le indique al gobierno las acciones que requiere y en ese sentido anunció que se va a instalar una caseta de peaje a la altura del Danzante Yaqui, para que los recursos ahí captados se distribuyan entre los pueblos que conforman la etnia. 

Al parecer serán los Yaquis la etnia consentida de este gobierno: ya se firmó con ellos un Plan de Justicia que asciende a 15 mil millones de pesos –con acueducto incluido--; también se hizo el anuncio para ellos de crearles una zona económica para darles herramientas de desarrollo y progreso. 

Esas acciones puede considerarse de buena fe, el asunto es saber si es realmente lo que quieren los yaquis, pudiera ser –elucubrando un poco—que lo único que quieran es un buen subsidio para “la fiesta”. 

 

2.- La Tesorera Municipal, Flor Ayala Robles Linares salió decir que en el Ayuntamiento tienen un pasivo heredado a corto plazo de 710 millones de pesos: que la cartera vencida en prediales suma mil 300 millones de pesos; un crédito no solventado a plenitud por 147 millones de pesos le genera al Gobierno Municipal una quita de sus participaciones mensuales de entre 11 y 12 millones de pesos. 

Por ello, para enfrentar el compromiso del pago de aguinaldos se vieron en la necesidad de contratar un crédito por 180 millones de pesos y esa cantidad es el tope máximo luego de que el Ayuntamiento bajó 8 puntos en su calificación crediticia durante el gobierno de Celida López. 

Toda la información anterior debió darse a conocer antes de solicitar el crédito, hacerlo después de justificar la determinación de una solución sin que se conociera el problema de fondo por parte de los ciudadanos.} 

 

Otros Juglares: 

--“En el caso del exgobernador Guillermo Padrés, existen dos procesos penales; uno iniciado en 2014 por delincuencia organizada y por operaciones con recursos de procedencia ilícita; y el otro iniciado en 2016 por defraudación fiscal y también por operaciones con recursos de procedencia ilícita”. 

Comunicado de la Fiscalía General de la República (FGR) donde confirma la existencia de dos procesos en contra de Guillermo Padrés Elías y considera que en lo referente al delito de defraudación fiscal equiparado existen elementos suficientes para solicitar una sentencia condenatoria ante el Juez que lleva el proceso. 

 

Gracias por su atención, hasta el miércoles si Dios quiere. ¡¡Salud!! 

 

Nos puede seguir en Twitter en @CanoFrancoR También puede conocer nuestra opinión periodística en Facebook en Rafael Cano Franco “El Juglar de la Red”; usted es invitado especial en el podcast “Gajes del Oficio” que hacemos en colaboración con la periodista Cristina Gómez Lima. 

 

Más información en esta sección
Comentarios