X
¿DESEAS RECIBIR ESTA Y OTRA INFORMACIÓN VÍA CORREO ELECTRÓNICO?

background img
Undo




No somos iguales, pero hacemos lo mismo

Rafael Cano / 2021-09-15

En una tercera horneada salieron nuevos nombramientos para ocupar cargos en el gobierno de Alfonso Durazo; más allá de que hay nombres que alientan esperanza, como el de Guadalupe Beatriz Aldaco Encinas, en el Instituto Sonorense de Cultura; los hay también que reflejan pago de facturas y retroceso.

En este último caso se inscriben Carlos Ernesto Zatarain González, “El Bebo”, a quien mandan al Consejo Estatal de Coordinación de la Obra Pública (CECOP) y el de Cuauhtémoc Galindo Delgado, quien recibe el Instituto Sonorense de Infraestructura Educativa (ISIE).

Caso especial el de Jesús Salvador Valencia Guzmán, quien con cartas credenciales ligadas al ámbito de la seguridad pública, tanto en el gobierno de la Ciudad de México como en el gobierno federal, ahora será el encargado de el Centro Estatal de Desarrollo Municipal.

Lo del “Bebo” Zatarain y “Temo” Galindo, no extraña; así se les paga su labor de “golpeadores” durante la campaña electoral, aunque su participación fue pobre y los votos no alcanzaron ni para conservar el registro de los partidos políticos que se prestaron a su postulación, Partido Encuentro Social (PES) y Redes Sociales Progresistas (RSP), respectivamente, al final de cuentas por el ridículo hecho se les premia con cargos en el gabinete, ¡faltaba más!

Tanto el “Bebo” como en el “Temo”, son de esos personajes que tras escándalos e incapacidad, de pronto se les reivindica por la única razón de que se volvieron aliados políticos.

Eso podría entenderse en el pasado, cuando los amiguismo y compadrazgos, eran la práctica común; pero no puede entenderse en un gobierno que llega con el pregón de ser diferente a quienes le antecedieron.

Motejados con el estigma de traidores a los partidos que los formaron y donde lograron posición tras posición, “El Bebo” y “El Temo” son de esos personajes que en lugar de dar brillo a un gabinete, lo que hacen es abollarlo; su lealtad ideológica a un proyecto es intrínsecamente proporcional a los beneficios que reciban y por tanto al no obtener lo que quieren, no dudan en dar un paso al lado y pasarse a la causa que sigue sin importar el color que la identifique.

Y se supone que ellos son parte de los que marcarán la diferencia; ¡difícil de creer!

No podemos decir mucho de Marco Antonio Gallardo Galaz, nuevo titular de Coves; tampoco del arquitecto Armando Villa Orduño, Secretario de Economía o de Froylán Gámez Gamboa en el Instituto de Crédito Educativo; el currículum de estos tres nuevos funcionarios indica  perfiles aparentemente idóneos, pero hay que verlos en el desempeño de sus actividades y analizar los resultados inmediatos para valorarlos con precisión.

 

El ahorro y la austeridad

Desde que Miguel de la Madrid sacó el concepto de austeridad para aplicarlo como estrategia de gobierno; no hay gobernante que no la utilice, todos se dicen austeros y ahorrativos, pero en los hechos pocos terminan por cumplir.

El gobernador Alfonso Durazo dijo que su gobierno ahorrará 4 mil 500 millones de pesos por concepto de austeridad. Una cifra muy elevada que representa menos del 10 por ciento del presupuesto estatal, pero que de alcanzarse puede servir para atender asuntos en ramos prioritarios como la salud, la educación, la seguridad pública o en infraestructura.

En el gobierno de la 4T el concepto de la austeridad se desvirtuó; el Presidente López Obrador aseguró que ahorraría 500 mil millones de pesos anuales, solo por combate a la corrupción: la realidad es que no ahorró ni un peso y el dinero no le alcanza para financiar sus proyectos faraónicos; la mejor prueba es el desmantelamiento financiero de diversos fondos que al no existir generaron enormes huecos y representan retrasos para los ciudadanos, como el caso del Fonden.

El problema es que se confunde austeridad con tomar decisiones correctas en el gasto; se puede ser muy austero, pero si el dinero público se invierte mal o se destina a proyectos personales que no tienen sustento, la austeridad se vuelve discurso y demagogia.

Me inclino más por un gobierno que utilice bien los recursos públicos, que los convierta en satisfactores sociales, que establezca mecanismos de desarrollo y progreso a uno que solamente regale el dinero.

Aclaremos: no es negativo entregar dinero a los menos favorecidos cuando eso se apalanca con esquemas de desarrollo, con generación de empleos, con crecimiento y movilidad social; el problema es cuando solamente se entrega el dinero sin establecer políticas públicas que garanticen a la persona salir de su estancamiento.

Los gobiernos, en términos generales gustan de la frivolidad pero también tratan de disfrazarla o esconderla; por ello se escudan en la austeridad.

Una austeridad verdaderamente benéfica es aquella que termina por aplicar el presupuesto en las áreas que generan desarrollo, es la que impulsa proyectos productivos y crea infraestructura o mantiene la existente; la austeridad no es limitarse el gasto, es simplemente gastar bien y en lo que se debe aplicar el recurso.

Si Alfonso Durazo aplica una verdadera austeridad a su gobierno, el dinero no le va alcanzar para muchas cosas, pero se estará aplicando en lo que trasciende e impacta. ¡Ese es su gran reto!

 

Tips cortitos pa´no enfadar:

1.- El primer anuncio hecho por el secretario de Gobierno, Álvaro Bracamonte, fue en el sentido de que el Grito de Independencia, la noche de este 15 de septiembre, sí se va a llevar a cabo, pero no se permitirá el acceso a personas a la zona de la Plaza Zaragoza.

Es una buena medida, acorde a las condiciones actuales de salud, porque evita el tumulto y la aglomeración innecesaria de personas.

Independiente del cerco policiaco para evitar el arribo de personas a la Plaza Zaragoza, eso no impedirá que el evento sea trasmitido por Telemax y Radio Sonora, ni tampoco que se presente la pirotecnia tradicional que acompaña al evento patrio.

 

2.- Me da gusto saber que el ingeniero Pedro Fontes Ortiz, un excelente técnico que ha desarrollado un excelente trabajo en el Ayuntamiento de Hermosillo, en el área de Cidur, fuera designado como Director General de Infraestructura de la Secretaría de Salud.

El ingeniero Fontes Ortiz, no solamente acumula experiencia y capacidad, al paso de los años siempre se ha distinguido por asumir con gran responsabilidad los cargos públicos que se le asignan y con apoyo o sin este, siempre sacó adelante esas encomiendas.

Le toca ahora una responsabilidad de grandes dimensiones, pues es sabido que la infraestructura del sector salud, más allá de carencias, reclama atención inmediata en diversas áreas, como serían los quirófanos del Hospital General o hacer funcional el nuevo Hospital General de Especialidades en Hermosillo; ni que decir de las clínicas de salud desparramadas por todo el estado.

 

3.- Similar a lo hecho a nivel nacional, el gobernador Alfonso Durazo anunció la creación de un cuerpo policiaco al que denominó “Guardia Estatal”; más allá del fracaso que representa la Guardia Nacional; lo que llama la atención es si el cuerpo en Sonora se integra a similitud del nacional, entonces lo que veremos será la militarización de la seguridad pública.

No es lo mejor que puede suceder, pero tampoco sorprende; al gobernador Alfonso Durazo le agrada sobremanera dar a los militares roles de policías; lo hizo en la Guardia Nacional y también con algunos cuerpos policiacos municipales en Sonora, no funcionó pero está convencido de que ese es el camino.

Por lo pronto va a hacer crecer la fuerza a mil elementos y la intención es elevarla hasta 2 mil integrantes de la Guardia Estatal. Cuando oí eso recordé que Guillermo Padrés pretendió algo similar y por más esfuerzos que se hicieron para reclutar personas interesadas, al final no tuvieron éxito.

Pero siempre estarán los soldados para pasar a formar parte de un cuerpo policiaco.

 

Otros Juglares:

--“No podemos hablar de militarización del Estado, la Guardia Estatal será a semejanza de la GN por su sentido del deber, nunca hablé de militares, ojalá los militares estuvieran disponibles, pero no lo están. Quiero una Guardia Estatal disciplinada, capacitada y con el sentido del deber, tenemos que recuperar la confianza en los elementos de seguridad”.

Descripción que hizo el gobernador Alfonso Durazo Montaño, del nuevo cuerpo policiaco que propone y al que denominó “Guardia Estatal”, dice que será igual a la Guardia Nacional, pero no en lo militar y sin en la disciplina, la capacitación y con el mismo sentido del deber.

 

Gracias por su atención, hasta el lunes si Dios quiere. ¡¡Salud!!

 

Nos puede seguir en Twitter en @CanoFrancoR También puede conocer nuestra opinión periodística en Facebook en Rafael Cano Franco “El Juglar de la Red”, y lo invitamos a escuchar nuestro podcast “Gajes del Oficio”, en colaboración con la periodista Cristina Gómez Lima.

Más información en esta sección
Comentarios