X
¿DESEAS RECIBIR ESTA Y OTRA INFORMACIÓN VÍA CORREO ELECTRÓNICO?

background img
Undo




Mitos y verdades sobre el COVID-19 y los envases de alimentos

Redacción / 2020-05-21

Desde el inicio de la pandemia se ha vuelto una práctica común que los consumidores limpien latas y envases para evitar el contagio del COVID-19, pero ¿debimos haberlo hecho siempre? Herlinda Soto Valdez, académica del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), nos aclara esta y otras dudas.
Desinfectar envases de alimentos (metal, vidrio, plástico o papel/cartón) antes de colocarlos en la alacena, así como lavar frutas y hortalizas antes de guardarlas en el refrigerador, se ha convertido en un hábito importante; sin embargo, la investigadora del CIAD explica que esto siempre debió haber formado parte de nuestra rutina de compras.
En ese sentido, agregó que los alimentos envasados salen de la zona de producción limpios, por lo que es poco probable que tengan bacterias, hongos o virus, pero en los almacenes o en los contenedores de transporte pueden aplicarse insecticidas o agentes químicos que pueden quedar en las superficies de los envases. Cuando un envase presenta suciedad o muestras de algún derrame de producto, es muy probable que tenga bacterias, esporas, hongos o virus.
¿Hay riesgo de contagio de COVID-19 por tocar envases o latas? 
La profesora del CIAD señaló que esto podría suceder cuando un envase ha sido previamente manipulado por una persona portadora del virus, aunque no presente síntomas de la enfermedad. Sobre todo si ha estornudado o tosido sobre los recipientes; por ejemplo, al acomodarlos en los anaqueles de los supermercados. 
En una investigación realizada en Hong Kong, añadió, se observó que el SARS-CoV-2 puede sobrevivir (y causar infección) sobre una superficie metálica o plástica hasta siete días, mientras que en superficies de vidrio puede hacerlo hasta cuatro días. Por otro lado, investigadores de Estados Unidos reportaron que el virus puede sobrevivir hasta tres días en superficies metálicas o plásticas, mientras que en superficies de cartón no lo hace más de veinticuatro horas. Dichas diferencias entre los hallazgos pueden deberse a las condiciones en las que fueron realizados los experimentos, puntualizó.
En este contexto, Soto Valdez aconsejó lavar los envases con agua y detergente antes de guardarlos en la alacena. También pueden asperjarse con una solución diluida de cloro. Además, es necesario lavarse las manos o aplicar gel con alcohol después de realizar las compras.
¿El virus puede sobrevivir en el interior de una lata? 
No. El alimento enlatado se somete a altas temperaturas cuando se esteriliza comercialmente (121 °C) o se pasteuriza (90-100°C). El SARS-CoV-2 se inactiva a 56°C en un periodo de quince a treinta minutos y a 70°C en un lapso de uno a cinco minutos. 
Existe otro tipo de procesamiento llamado aséptico en el que el alimento (generalmente líquido) se trata térmicamente antes de ser envasado. En este caso, el envase también se esteriliza antes de llenarlo con el alimento. La etapa de llenado y sellado se realiza en condiciones asépticas, es decir, aislada de cualquier ente que pudiera contaminar el ambiente y, por consiguiente, el alimento. Sin embargo, el virus puede sobrevivir en el exterior del envase, cuando este ha sido manipulado por una persona portadora del virus.
Cabe señalar que el patógeno ha mostrado ser muy estable a 4°C, así que guardar en el refrigerador una bolsa de plástico con hortalizas, por ejemplo, sin haber higienizado su superficie, equivale a conservar el virus por más tiempo. Lo mismo pasa con latas de alimentos o bebidas que se almacenan en el refrigerador, si no se limpian adecuadamente. 
¿Cuáles otros patógenos pueden transmitirse a través de envases? 
La científica comentó que, si el exterior del envase se limpia adecuadamente, no existe motivo para la transmisión de microorganismos dañinos. No obstante, la principal enfermedad que puede transmitirse por alimentos enlatados (mal procesados) es el botulismo. Este padecimiento es causado por una toxina producida por la bacteria Clostridium botulinum. Las esporas de esta bacteria pueden sobrevivir a altas temperaturas, por lo que la mayoría de las condiciones de esterilización comercial de alimentos de baja acidez están basadas en la inactivación de las esporas de esta bacteria. Actualmente se presentan muy pocos casos de botulismo. Por esta razón, finalizó, es muy importante no consumir el alimento si la lata se encuentra hinchada.

Más información en esta sección
Comentarios